jueves, 22 de septiembre de 2011

Rucci, Peròn y "me cortaron las piernas"

Adolfo Rocasalbas

Era el mediodía del martes 25 de septiembre de ese tormentoso 1973. Aún no se habían escabullido los ecos de la jornada electoral del 23 y vibraba el categórico triunfo que consagró por tercera vez presidente de la Nación a Juan Domingo Perón.

Pasado apenas aquel mediodía, otros 23 certeros balazos de grueso calibre asesinaron a José Ignacio Rucci, titular de la CGT y eje sostenedor del proyecto más ambicioso lanzado por Perón: el denominado Pacto Social entre gobierno, empresas y trabajadores.

Ese fue el instrumento elegido por el General para que obreros y patrones, con la garantía e intervención del Estado, se comprometieran a avalar y sostener la paz social para posibilitar el despegue económico nacional y abandonar de manera definitiva -al decir del propio Perón- "la dependencia e injusticia social".

Rucci fue uno de los principales exponentes e impulsores de la tercera candidatura presidencial del líder de los trabajadores. También se constituyó en el pivote obrero del Pacto Social y en el hacedor de la recuperación de la iniciativa política de la rama sindical del movimiento peronista en aquellos difíciles tiempos.

Había nacido el 15 de marzo de 1924 en la ciudad santafesina de Alcorta, comenzó a formarse como sindicalista en 1946 -pavada de año- y, muy pronto, formó parte del prototipo de la generación que desplazó a la antigua vanguardia gremial a partir del golpe contrarrevolucionario de septiembre de 1955. Su máximo exponente fue entonces el metalúrgico Augusto Timoteo "El Lobo" Vandor. Rucci fue uno de sus colaboradores en los años posteriores a aquella asonada castrense probritánica y yanqui.

Su infancia y adolescencia se reflejaron en Rosario. Las necesidades y angustias familiares lo obligaron a abandonar los estudios secundarios en el tercer año y, a los 18, en 1942, decidió viajar a Buenos Aires en un camión distribuidor de diarios y sin mucho más equipaje que la ropa que llevaba. Trabajó de lavacopas en una confitería del barrio porteño de Flores -donde iba a morir- y deambuló dos años por diversos empleos. En 1944 ingresó como operario en una fábrica metalúrgica, participó de forma activa en la gloriosa jornada del 17 de Octubre de 1945 -que partió en dos la historia argentina- y, un año después, inició su militancia gremial en un pequeño taller.

De inmediato fue elegido delegado. La conformación de una comisión negociadora paritaria le permitió conocer a su futura esposa -también representante obrera-, Nélida Blanca Baglio, con quien luego tuvo dos hijos: Aníbal Enrique y Claudia Mónica. Poco después fue electo delegado general en la fábrica "Catita", donde lo encontró la autodenominada "Revolución Libertadora" y, sin duda alguna, se incorporó a la naciente Resistencia Peronista.

El entonces titular de la CGT, Hugo Di Pietro, obligado por los acontecimientos de la época presentó su renuncia en noviembre de 1955, ya secuestrado y vilipendiado por "los libertadores y fusiladores" de la época el cadáver de Eva Perón. Entonces sobrevino el momento de la nueva generación gremial: Vandor, Rucci, José Alonso, Agustín Tosco, Andrés Framini, Eleuterio Cardoso, Raimundo Ongaro, Armando Cabo y Rosendo García, entre muchos otros que comenzaban a despuntar en la actividad.
 
Rucci fue detenido en aquella época en dos ocasiones. Primero fue encarcelado en un barco anclado en la Dársena Norte, donde también recalaron Vandor, Framini, Alonso y Eustaquio Tolosa y, poco después de ser liberado, soportó otros extensos meses en Caseros. La rama política del movimiento sindical, las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, había nacido en junio de 1957 luego del fracasado intento del gobierno de facto de normalizar la intervenida CGT con la genial idea de proscribir al peronismo.
Ya se habían consumado los aberrantes fusilamientos de civiles y militares -por vez primera aplicando la Ley Marcial- en los basurales bonaerenses de José León Suárez y, también, en la ya desaparecida penitenciaría de la Avenida Las Heras. Las 62 Organizacones representaban a más del 50 por ciento de los afiliados a la CGT, al 95 por ciento de los operarios industriales y al 26,5 de los empleados de servicios, según documentó en su libro "Historia del sindicalismo" Mario Abella Blasco.

El mes de diciembre de 1957 halló a Rucci en aquel histórico acto de "las 62", en el Luna Park -no en una catacumba romana-, cuando la caballería no dudó en ingresar al estadio con sables en mano y abundante carga de gases lacrimógenos para escarmentar a la turba. En aquel frustrado Congreso normalizador del `57, Rucci se desempeñó como delegado metalúrgico e integrante de una comisión de cinco encargados de "hablar en lenguaje peronista para comenzar así a identificarnos", como señaló alguna vez el histórico dirigente de la carne Cardoso en un artículo periodístico.

En 1960 asumió la secretaría de Prensa de la UOM acompañando a Vandor, Paulino Niembro, Avelino Fernández y Lorenzo Miguel. Fue reelecto y, en 1964, designado interventor en la seccional metalúrgica de San Nicolás, donde luego fue secretario general.
 
Rucci de forma definitiva regresó al plano nacional el 3 de julio de 1970 ungido como titular de la entonces poderosísima Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT). "Soy un hombre de Perón. Tomé la CGT, fui a Madrid y le dije a mi jefe, que es el jefe de la mayoría del pueblo argentino: `General, la CGT está a su disposición para que la conduzca como usted quiera`", aclaró de forma inmediata luego de su asunción.

A las 12.20 del martes 25 de septiembre, cuando Rucci se aprestaba a abordar un Torino rojo para trasladarse a los estudios del viejo Canal 13 a fin de grabar un mensaje al pueblo luego del arrollador triunfo de Perón en las urnas dos días antes -64 por ciento de los sufragios-, frente al edificio de la Avenida Avellaneda 2.953 aquellos 23 balazos pusieron fin a su vida.

Sobre Emilio Lamarca y Venancio Flores -pleno barrio homónimo- se hallaron luego dos camionetas con municiones y armas de guerra.

La CGT declaró un inmediato paro general de 30 horas en señal de repudio y duelo. La historia argentina incorporó aquel día a un trabajador más a la extensa nómina de la violencia antiobrera.
Perón, hondamente conmovido y consciente de que ese crimen procuró detener el proceso de unidad, pacificación y reconstrucción nacional, se limitó a afirmar con egregia dignidad al ingresar lívido a la sala mortuoria: "Me cortaron las piernas".








1 comentario:

Monster dijo...

¡Trabaja en GIS, una empresa tan grande como tu talento!
Grupo Industrial Saltillo es una empresa con 83 años en México con productos líderes en el mercado. Somos una empresa flexible, con tecnología de punta y gran dinamismo.

¿Te gustaría ser parte de un proyecto sólido y con grandes oportunidades?

¡Síguenos en FACEBOOK y aplica a nuestras VACANTES!
http://www.facebook.com/pages/Grupo-Industrial-Saltillo/200598936622452?sk=wall